Cómo lucir unos pies perfectos este verano

Colección Verano

El buen tiempo, por evidentes motivos, hace que dejemos ver más nuestro cuerpo, de arriba a abajo. Y por abajo es precisamente por donde nos interesa aconsejarte. ¡Veamos cómo lucir unos pies perfectos este verano!

Los mejores y más sencillos consejos para lucir unos pies perfectos este verano

Llevar a cabo sencillas prácticas y decisiones van a hacer que tus pies sean realmente vistosos estos próximos meses.

Higiene

Empezamos, por supuesto, con todos aquellos aspectos relacionados con la higiene.

  • Limpieza.
    • No importa el zapato que hayas usado durante el día, termina la jornada (o empiézala) lavando tus pies porque, o vas descubierto y te llevas de polvo y polución, o vas cerrado y sudas en exceso.
    • Limpia las zonas de durezas con un cepillo de cerdas suaves y una solución de bicarbonato, agua y miel (o aceite de coco o cualquier otro oleo)
    • En zonas húmedas públicas, utiliza siempre chanclas y lava y seca tus pies a la mayor brevedad.
  • Corte de uña.
    • Hazte con un útil específico para pies, ya sea tijera o alicate.
    • Desinféctalo siempre antes y después de su uso.
    • Al contrario que en las manos, haz los cortes rectos.
    • Deja un milímetro de borde de uña blanca, es decir, despegada de la carne. Sabemos que con el zapato abierto dan ganas de lucir pedicuras chulísimas y que la uña larga se lleva mucho para ello. Sin embargo, esto nos hace propensos a acumular suciedad y, con ello, bacterias, tener accidentes que terminen produciéndonos heridas y a que se encarnen. Demasiado cortas, por su parte, también pueden hacernos mal, haciéndonos propensos a las heridas y quedando expuestos a los golpes.

Cuidados

Entre los cuidados que podemos destacar estarían:

  • Curas. Evidentemente, el primer paso para lucir unos pies perfectos en verano viene dado por tener cualquier herida curada. Y no hablamos precisamente de algo estético sino que va mucho más allá y, por supuesto, se relaciona con tu salud, que debe ser lo primero.
    • Realiza tus curas, sean de tipo que sean, justo después de lavar tus pies.
    • Aplica los fármacos en cuestión y deja secar al aire (a no ser que se te haya indicado lo contrario). De esta manera conseguirás que las heridas sanen mucho más rápidamente.
    • Hasta que tus heridas estén curadas por completo, usa un calzado que no las roce o protégelas convenientemente con productos de farmacia transpirables.
  • Mascarillas y otros remedios.
    • Cuando tu uña esté libre de productos, por ejemplo, justo después de cortarla, aplica algún aceite esencial que la proteja y nutra. En función de tus necesidades podrás optar por la mosqueta, la lavanda, el aceite de almendras o, de ser necesario, un producto de farmacia.
    • No dudes en aplicar, una vez por semana, alguna mascarilla específica para tus pies: para hacer peeling, para calmar el ardor, para nutrir… Son sencillas, cómodas y marcan la diferencia.
  • Otras acciones mecánicas.
    • Masajea tus pies cuando tengas un rato. Una vezestén completamente limpios, aplica unas gotas de algún aceite en tus manos y date un pequeño masaje. Nutrirás e hidratarás toda la piel y harás que la circulación mejore, lo cual hará que el pie luzca mucho más lustroso.
    • Si padeces de durezas, no dudes en hacerte con una lija de pies y pasártela una vez a la semana. Esta hará que la sequedad desaparezca poco a poco y luzcas unos pies más bonitos.
    • Baños con sal. Para calmar nuestros pies, cuando llegue el domingo llena una palangana con agua caliente y sal gruesa y mételos durante unos 20 minutillos; ¡verás qué gustazo!

Calzado

Finalmente, queremos darte algunas pautas sobre calzado para que sigas estos meses de más calor.

  • Cambia de calzado. No vayas siempre de plano ni siempre con tacón. Tampoco destierres el zapato cerrado. El pie es mucho más sensible durante el verano y, por ello, es necesario que lo mantengamos ejercitado constantemente
  • Busca siempre la máxima transpirabilidad. No importa si hablamos de una chancla o una sandalia; aunque un zapato sea abierto también puede retener humedad en su suela, siendo realmente contraproducente.
  • Diseño. En cuanto al diseño de las piezas, busca que no tengan partes que se claven pues, como hemos dicho, la piel es más sensible y somos más propensos a las rozaduras y heridas.

¡Toma nota de estos consejos y ponlos en práctica este verano para lucir unos pies perfectos este verano!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on reddit
Reddit

Reader Interactions


Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe ofertas, promociones y nuevos productos para ti por suscribirte a nuestro
Newsletter